0 com

primeros de julio

En el chalé de mis suegros la foto es, más o menos, como sigue:

Sara hace música con su equipo desplegado en media mesa de billar.

Sobre la mesa de los cuchillos he colocado una máquina de escribir con la que relato e ilustro. Fuera otra máquina de la familia se va secando tras haberla petroleado ayer. Según mis cuentas llevo 52 páginas de lo que sea que esté escribiendo, aunque supongo es parte del entrenamiento para acabar Supernegro en los próximos dos meses.

Roque hace ruiditos y sonríe, otras hace mohínos y pide teta, otras duerme y se estremece.

Cada dos horas nos damos un chapuzón. Hoy, sin embargo, tuve que volver a trabajar en la marquetería, y lo seguiré haciendo a media jornada estas semanas, alternando mañanas y tardes.

Al campo nos habremos llevado como veinte libros, y ahora recojo vinilos para estos meses.
Read more »