Carta abierta a La Salita Del Cómic


Del 21 al 26 de marzo se celebró en Cáceres La Salita del Cómic en el espacio Belleartes de Cáceres. Fuimos invitados hace un par de meses por José Luis Forte y Fermín Solís, cabezas visibles de la producción del evento y de Extrebeo.


A pesar de no poder asistir, acudió Fidel Martínez en nuestra representación -y la suya propia- el sábado 25. A raíz de lo hablado con él y de lo escuchado y leído a través de los medios, incluidos foros, blogs y facebooks de algunos de los participantes me gustaría hacer los siguientes comentarios:



-En principio hay que dar la enhorabuena. El esfuerzo y las mejores intenciones por parte de la organización, el trabajo que realizan desinteresadamente por fomentar el interés por la historieta en este baldío cultural son impagables.



-En una comunidad autónoma como la nuestra deberían tenerse en cuenta determinadas realidades antes de organizar un evento cultural sobre un arte minoritario, o puede que acabe pasando como con las artes plásticas, donde una serie de instituciones han apostado por edificios descomunales, de grandes presupuestos en mantenimiento y pocas actividades, con contenidos difícilmente entendibles y compartibles por la mayoría. También podría convertirse en algo más pop y amarillo, como por desgracia le ha venido ocurriendo a festival tras festival: de cine, de teatro, de música o de folklore urbano -esto, como apuntaré casi al final, no sería tan malo y, al igual que todos somos indies nacionales cuando toca, o fervorosos amantes del mundo clásico, o medievales hasta la médula, no estaría mal, repito, que la gente saliera a la calle una semana vestida de Supermán, Filemón, Tintín o -ya le gustaría a más de uno- Valentina, del mismo modo que en el Womad todos somos Manu Chao.- 


No hay que olvidar donde vivimos y que, a diferencia de eventos parejos en Madrid o Barcelona donde un 2 por mil de la población suponen 20.000 visitantes, esa proporción en nuestras ciudades (Badajoz, Cáceres o Mérida) hace que no lleguen a las 200 las personas que pasan por estas instalaciones.  


Quizá para alejarse de otros festivales culturales consentidos, dirigidos y diseñados por la institución -o financiados a través de ella- lo interesante sería fijar los intereses en dos direcciones:


1. Contra la jerga y el elitismo:
Además de algunas actividades que ya se han desarrollado (proyección de películas, conciertos o los desaparecidos en esta edición paneles participativos) podrían buscarse las sensibilidades de otros colectivos.
+un público lector y adulto consumidor de tiras cómicas, viñetas o chistes que aparecen en las columnas de opinión de nuestros periódicos.
+un público joven que espera una visión ácida/cómica de la realidad: lectores de El Jueves, principalmente, que -para qué engañarnos- son los supervivientes de la edición de historietas periódicas, sin competencia alguna en los quioscos.
+un público sensible a las nuevas creaciones literarias y artísticas, y también permeable a toda nueva lectura válida sobre su pasado: lectores ajenos a la historieta que comprueban como dentro del lenguaje de la novela gráfica -por ejemplo- se pueden encontrar retratos y no solo caricaturas (en este sentido habría que pensarse si una institución como la universidad, en general, y una facultad como la de Filosofía y Letras, en particular, donde se cursan estudios de Historia, no debería implicarse en este tipo de eventos, aún a sabiendas de que la Uex está totalmente desaparecida de la realidad cultural de nuestra región, pues hace tiempo dejó de ser foro de debate, germen de respuestas culturales y, en definitiva, ha acabado convertida en un lastre cuando, a modo de ejemplo, nuestras instituciones les reparten entradas para eventos que pagamos todos -un concierto clásico mismamente- y esos jefes de departamento acaban regalando a sus empleadas del hogar.)


2. Las nuevas generaciones:
Programar actividades que busquen enseñar a los más jóvenes maneras de hacer y consumir cultura a través de la viñeta, actividades dirigidas a alumnos y educadores.
Mostrar el acercamiento de ONGs y asociaciones que a través del cómic desarrollan parte de su labor humanitaria y divulgativa.



-En lo que respecta a nuestra experiencia concreta apuntar lo siguiente:

Extrebeo y asistentes:


+Hoy, 3 de Abril, nos ha llegado el primer correo por parte de un autor asistente a la Salita. Se trata de Enrique Flores, profesional de contrastada y reconocida trayectoria, que nos felicitaba por nuestro trabajo.
Fidel Martínez leyó el sábado 25, en el turnito -menos de diez minutos de los veinte prometidos- de presentación que disfrutó esa jornada , el siguiente comunicado:
Estamos aquí para dar a conocer nuestra sensibilidad a la hora de publicar proyectos nuevos, estamos abiertos a colaborar con los autores de diferentes disciplinas plásticas y literarias para llevar a imprenta y pantalla su obra, necesitamos que nos contéis qué hacéis como creadores y que querríais consumir como lectores. Esto que os proponemos lo hacemos extensible a vuestros amigos, reales, imaginarios o de facebook. Esto no es un estudio de mercado, amigos, esta es nuestra manera de trabajar.
Nos ha parecido curioso comprobar que tras nuestro ofrecimiento solo hayamos recibido un envío, en este caso de felicitación, y ningún tipo de propuesta de publicación, de comentario, de indicación, de sugerencia de alguno de los cuarenta y tantos miembros de una comunidad asociativa compuesta por numerosos creadores. A ver: ¿Cómo es posible que nadie te llame para comprobar si es cierto que por primera vez una editorial de Extremadura va a publicar un álbum en nuestra comunidad sin ningún tipo de subvención? ¿Cómo es posible que a todo el mundo le parezca esto tan normal que ni siquiera se interrogue sobre cómo, cuándo y dónde?
Nos recuerda a esos políticos que cuando hace unas semanas nos recibieron con objeto de darles a conocer nuestra actividad editorial se quedaron extrañados, incrédulos ¿Cómo es posible que un funcionario del estado, un concejal de cultura, un diputado o un consejero, no haya sido avisado por algún técnico, asesor o colaborador de que el 31 de diciembre de 2010, en la contraportada de El Periódico Extremadura, una nueva editorial pusiese sobre la mesa su existencia? ¿Tan acostumbrados están a la apertura de galerías de arte, editoriales y demás empresas culturales por estas tierras? ¿No será que todas sus energías están volcadas en sus propios eventos, productos y demás fotopresencias, objetos de semilujo que pagamos todos pero no son accesibles para nosotros y sí gratuitamente para un visitante de Fitur? ¿No será que solo abren los periódicos para buscarse?
Reiterando: ¿Puede una propuesta abierta de edición pasar desapercibida en un evento en el que, como un sonsenete, los asistentes han escuchado una y otra vez sobre el poco o nulo interés que este arte despierta entre instituciones y empresarios? ¿Puede una propuesta abierta de edición pasar desapercibida a los interesados en que este tipo de iniciativas, autores y lectores que esperan que tales iniciativas sean contagiosas?



La organización y sus responsables:


A pesar de las buenas voluntades de la organización estos son algunos de los detalles que dejaron un poco que desear:


+incompresible que los responsables del evento acaben hablando de sus propias actividades en las respuestas que ofrecen cuando son entrevistados en calidad de organizadores, no de autores. Incomprensible también que utilicen sus canales de comunicación para publicitar las  actividades donde participan, en detrimento del resto de las programadas.


+desconcertante que una editorial invitada se pase el día antes de su participación llamando a la organización sin que ésta le devuelva la llamada, aunque sea tres días después para disculparse.


+sorprende tristemente que un evento no facilite un dossier con información de los autores, editoriales y asociaciones que participan, con sus respectivas trayectorias y direcciones o números de contacto. Los medios de comunicación pueden ser ingeniosos, pero no adivinos.


+la personalidad del evento y sus gentes se caracterizan por tratarnos a todos por igual, doy fe, sin embargo estos detalles me parecen corregibles para seguir manteniendo ese nivel de igualdad.



El futuro (a modo de conclusión):

+No hay público receptivo a la historieta, luego habrá que generarlo.


+Hay que definir si lo que se quiere organizar es un evento participativo y abierto o un congreso de especialistas, son dos cosas muy diferentes.

De optar por un evento abierto habría que plantearse carteles reconocibles y accesibles/cercanos.
(Ejemplo de reconocible: Todo el mundo tiene en casa un Mortadelo: Tráete a Ibáñez a que firme ejemplares y cuente algunas de las tropecientas mil anécdotas que conoce sobre este mundillo.
Ejemplo de accesible/cercano: Tráete a Alejandro Pachón, crítico de cine del HOY, coleccionista de cómics y catedrático, que lleva treinta años en la Uex dando lecciones de estética a base de cine y cómics en sus aulas.)
Y el evento podría abrirse en canal, naturalmente, populizarse hasta decir basta:
Estaría bien conseguir, puestos a rasgarse las capas de superhéroe, convencer a una institución promotora de conciertos a que contratara algún músico sobradamente conocido y  tangencialmente comiquero para ponernos populistas (podríamos convencer a nuestra cultas instituciones con semejante propuesta democratizadora), siempre podemos invitar a Manolo García o Manolo Escobar, reconocidos ilustradores...





Toda esta parrafada es apunte, no sentencia


Me desmarco así de algunas voces excesivamente complacientes y de otras, las menos, tremendistas y negativas.


Disculpas de antemano a quien se sienta ofendido: nadie, políticos incluidos, trata de hacer las cosas mal adrede.


El que suscribe quiere indicar que, en lo que respecta a eventos, es persona de confianza: organiza los suyos y, al igual que los organizadores de La Salita, no gana dinero con ello (de hecho lo pierde.)


Cisco desde este barrio que es el arte popular en este patio de vecinos que es internet. 





1 comentarios:

ICONOS | 4 de abril de 2011, 22:22
Este comentario ha sido eliminado por el autor.