0 com

diabólica semana santa

Vivir en el casco antiguo de una ciudad con aficiones procesionales es un calvario.
Los beatos se agolpan en la puerta de tu casa y apenas tienes espacio para entrar. Siempre hay alguno que te muestra sus dientes más beatíficos, su empujoncito cristiano para ver si te caes, su buena hostia metida en los bolsillos, un cardenal reventón en su occipicio que se le trasparenta tras los ojos...
Poco antes la policía local te ha tratado como un intruso mientras intentabas aparcar el coche: no entiende como un vecino casquero no tiene dinero suficiente para una cochera, no acepta tu palabra, no entiende que tus brazos no gesticulan sino que siguen de maniobras.
Deberían los cofrades llevarse su fanfarria, atrezzo, decorados y fans al campo: donde se ponga una romería que se quite un desfile fúnebre.
Read more »
0 com

malas noticias

Yo, que fundé todos mis deseos bajo especies de eternidad, veo alargarse al sol mi sombra en julio.Pere Gimferrer

En la sala de espera de urgencias para embarazadas del hospital se comparten alegrías y frustraciones.
En la misma sala también confluyen las adolescentes de fin de semana que se hacen cargo del despropósito del asiento trasero del coche de la noche anterior: van solas y ojerosas, parecen desnudas con una segunda piel, quizá enguantadas en film transparente. Salen de la consulta con un bote vacío, vuelven al rato con el bote lleno. Salen de nuevo con una pastilla pegada en el cielo de la boca que no saben si tragar de golpe o desmenuzarla con el dedo como las primeras hostias de la comunión.
Mácula.
Entramos en la consulta temerosos y salimos abatidos. Pasamos la noche en vela a sabiendas que hemos abierto un hueco imposible de cerrar: un ajuar interior que construimos para que una idea se volviese carne y luego vida y esa vida nos diese sentido y esperanza.
Hoy la purga en la planta cuatro -donde ni se molestan en dividir las dos alas en alegrías y tristezas- intentaremos dormir a base de anestesia, formol aireado y asepsia.
Mis especies de eternidad, acortadas ahora en marzo, ya esperan que llegue el verano.
Read more »
1 com

doblajes

Ayer zappeando encontré Reservoir Dogs en Canal Extremadura y me enganché un rato, el tiempo justo para darme cuenta de que habían reeditado la película y cambiado a los actores de doblaje. Después de haber visto varias veces la película en los noventa se me hizo ajena y falsa.
Me pasó lo mismo con Apocalipse Now: Cuando compré la versión Redux también la redoblaron y me fue imposible pasar de los quince minutos iniciales cada vez que la metía en el reproductor. Algún amigo me consuela sugiriéndome que la visione en versión original pero tras más de veinte sesiones esos actores tienen en mi cabeza aquella voz y hablan en español. Ahora resulta que adquirir la primera versión es imposible.
Busqué durante mucho tiempo una película maravillosa, Retrato de Jenny, que cuando conseguí hace poco descubrí que también se había reeditado con diferentes voces.
Definitivamente la memoria sonora es dictadora.
Read more »
0 com

las sopas

Llego ausente borracho a casa.
Rodolfo me contaba porqué el español pasó de tener 29 a 27 letras. Me habló del concepto de letra, del concepto de fonema, de la simbología de la letra, de la numerología, del viento y del mar.
Rodolfo vive en una casa propia en Mérida, con la humildad y el cariño que yo hubiese deseado en mi vida. Por suerte estoy acompañado en mi aventura vital: tengo pareja, entelequia, comunicación entre mi yo absurdo y mis amigos, formas a las que abrazar, mimos, caricias, cielos.Tengo la sopa: sobre de avecrem con fideos recalentado: resulta encantador no conformarse con más: agua recalentada, pasta deshidratada y polvos de caldereta.
Finalmente sopa.
La amistad es otra cosa que arde en los fogones, que se dora y se achicharra, que está y es inasible.
Read more »
0 com

carteles y cineclubs

Hacía casi dos años que no me llamaban para hacer una pegada. Una academia me paga por distribuir 4.360 carteles por más 20 municipios de toda Extremadura. Hay dos tipos de carteles: uno oferta cursos y másteres de empleos relacionados con las energías renovables, el otro muestra tropecientos cursillos de permisos legales y/o sanitarios para ejercer una actividad (tatuajes, alimentación, transporte, riesgos laborales...)
Sorteando tormentas, fríos y ráfagas de viento he ido pegando por Cáceres, Coria, Moraleja, Miajadas, Don Benito, Villanueva, Zafra y Los Santos de Maimona. Hoy toca Jaraíz, Talayuela, Trujillo, Navalmoral y, otra vez, Cáceres. Mañana Tierra de Barros. Pasado lloverá.
La lluvia me dejará programar la tarde de un nuevo VideoDadá. Teóricamente toca proyectar cortos españoles, pero no me apetece demasiado. Tal vez me decida por imágenes de Basilio Martín Patiño y alternar una nueva banda sonora de pasodobles, Pekeniques y Asfalto, como una turmix hispana.
Read more »
1 com

senos, lunas y saldos

Sara empieza a tener problemas con su aumento de pecho debido al embarazo. Le comento, medio en broma medio en serio, que debería escribir un libro que podría hacerle falta y dudo que exista: Libro de autoayuda para convivir con tus nuevas tetas grandes. Le digo que podría entrevistar a algunas de sus amigas que llevan muchos años soportando ese peso anatómico y que seguramente tengan buenos consejos que darle: posiciones cómodas para dormir, cómo esquivar efusivos abrazos, etcétera.
Ayer fuimos a coger una película al videoclub. Encontramos una que llevábamos un mes buscando: MOON de Duncan Jones (Bowie jr.) con un Sam Rockwell inconmensurable y un guión sin fisuras.
En el videoclub encontramos interesantes títulos de vigésimo quinto uso por dos euros. Compramos cinco:
-Rebobine por favor
-American splendor
-Interview
-Ovejas asesinas
-Ichi the killer


Read more »
0 com

conexiones

El cambio de compañía proveedora de servicios adsl me ha dejado colgado este fin de semana. Por suerte me puedo sentar en la plaza de la Soledad y coger la señal del Café Dadá, que aún está cerrado.
Ayer en Cáceres ultimamos la web de Aristas y la grabación de la pieza casquera de Sara para la exposición de EL CASCO que se inaugura el jueves próximo.
La estatua de Porrina rasca mi vista periférica. Frente a mí un equipo de bomberos sube las largas escaleras hasta lo alto de la iglesia de la virgen, otro espera a los pies del templo. Las campanas empiezan a sonar y los bomberos del grupo de abajo se gritan unos a otros para que alguien pare ese martirio. Uno de los que intenta bajar por la escalera está a punto de caer, el otro que aún sigue en lo alto se aferra con las piernas mientras se tapa los oídos metiendo las manos por dentro del casco.
Los feligreses esperan a cierta distancia de la puerta de la iglesia para evitar que un bombero se le caiga encima.Cae un casco que se parte en el suelo...
Read more »
0 com

el padre

Ayer falleció el padre de mi amigo J.A. del mismo mal que hace diez años se llevó a mi padre. Anoche en el velatorio recordaba aquellos momentos, revivía fantasmas en la sala del tanatorio y en la cara blanca de mi amigo. La calefacción y el aire acondicionado ronroneaban un apretado tic-tac que machacaba el ambiente y nos coloreaba o desdibujaba según el ciclo de frío o calor: una sucesión de estaciones resumidas a golpes de climatizador.
Ayer cumplí treinta y nueve que hoy celebraremos con la alegría de los buenos momentos que nos quedan por vivir.
Descanse y vivamos en paz.

Read more »
1 com

las buenas noticias

Hace tiempo que llevo contando mi vida a impulsos, contando la historia a impulsos. Los momentos radicales de la existencia se manifiestan con malas noticias: los cambios se producen porque algo malo o inesperado altera nuestro modus operandi. La vida es un cálculo diario de lo que deviene: arreglamos constantemente el mundo a base de reubicar las alteraciones que se producen en nuestra relación con familia o amigos, y nuestra afectación por las realidades sociopsicoeconómicas externas que hacen que comprar el pan sea más caro, esté más lejos o sea de menor calidad. Cambiamos porque algo externo nos toca y hay que reaccionar alterando nuestra conducta o profanando nuestros principios. A pesar de la catástrofe que asola al vecino globalizado, esté en Chile o Haití, nuestra realidad no se trastoca si la inundación no ocurre en nuestra aldea, si el terremoto no hunde la casa nuestro proveedor, si el tsunami no mata al jardinero de nuestro Edén.
Tengo buenas noticias que han alterado mi vida y, cómo las tildo de buenas, creo que son positivas. Sin embargo las buenas noticias son tan comentables, aún por su indiscutible realidad, que su sentido puede distorsionarse para parecer malvadas, interesadas o egoístas.
Hace unos días sé que mi mujer, pareja y compañera está embarazada. Esperamos un bebé, una luz.
Estoy feliz, absurdamente reconciliado con el mundo. Sin embargo me planteo ahora lo más básico, como si lo que llegase no fuera una nueva vida sino mi Espejo definitivo: el ser vivo que llega ahora al mundo humanizará mi existencia, le dará sentido, será el testamento, el motivo, la gracia de lo que soy, cualquier cosa: células, momentos, espacio, lugar, sentimientos.
Me siento incapaz, ahora mismo, de acabar ninguna frase con un etcétera.
Read more »
0 com

grabados

Llegué a Olivenza a las cuatro y media. La ciudad estaba tomada por taurinos, fiesteros y guardias civiles. La feria del toro ignoraba los nubarrones. El antiguo mercado de abastos, actual centro de creación joven, estaba cerrado: no había manera de entrar y utilizar el tórculo para estampar la portada y contra de EL CASCO.
Escapé de controles y vehículos cuatro por cuatro empitonados.
Volví al chalé de mis suegros y me puse a fundir tuberías de plomo para luego echarlas al agua. A veces el líquido esculpía el metal formando lágrimas o espermatozoides, otras veces nubes o árboles.
Salió el sol antes de caer sobre el horizonte, en el campo enguanchinao hizo brillar los verdes y rosas que encontró a su paso.
Anochecía mientras volvíamos a casa. Sintonizábamos sonideros, carrusel deportivo y emisoras portuguesas. Pensaba en la escritura de SUPERNEGRO y el helado de chocolate belga, dejando lo más importante para razonarlo en la cama.
Read more »
0 com

la tarde y la mañana

Pasé la tarde pegando pegatinas transparentes impresas con planos aéreos dentro de botes de cristal con piezas colgantes de plomo derretido.
Pasé la tarde en la trastienda de la tienda de enmarcación de mi madre escribiendo la novela y matando la mosca.
Pasé la tarde dibujando en papel de acuarela unos demonios con la boca de máquina de tren de vapor. El papel lo mojé previamente con agua sucia de nogalina y birutas de cola blanca. Supongo que pasado mañana los encuadernaré.
Pasaré la mañana visitando médicos, cobrando deudas, haciendo marcos, cambiando recetas por medicinas, pagando deudas y envolviendo cuadros.
Ahora pienso en Rosso De Luna.
Read more »