la cena: la gira

La cena con Antonio y Piedad fue encantadora: buenos caldos, buena conversación, estupendos planes. Rodolfo trajo sus sorprendentes planes de libro-serpiente y seguía ancho y hermoso con su ALMANAK enorme. Sara probó los mejores vinos y lució galas. Yo dije lo que sentía, enamorado de mis amigos y nuestras publicaciones. Supongo que este es el pago que recibe uno tras tres meses trabajando en lo que le gusta 16 horas diarias.
El plan de los próximos tres meses se antoja vertiginoso:
Hasta el día 30 hay que enviar reseñas de todo lo que hemos hecho y vamos a hacer, enviar pedefes, libros, publicidad, comunicados, contratos, billetes, envíos, parabienes, saludos, adioses, palabras... El 30 se presenta ALMANAK y la editorial en La Central de Madrid. El 1 de octubre Sara actúa en Valencia y presentamos la editorial. Al día siguiente el libro de Rodolfo y EL CASCO 24. La atención de Alicia El Dorado, Eddie, Álvaro, el señor Ge y tantos otras buenas personas creativas y generosas que hicieron posible nuestra presecia levantina. Domingo 3 viajamos hasta Almería a conocer a los responsables de la estupenda editorial El Gaviero. El lunes 4 conducimos hasta Málaga a compartir comida, vida y letras con la familia Cumpián bajo su Árbol de Poe. Tras el café enfilamos Huelva y el abrazo iberoamericano de Uberto en Huelva. Dejaremos a Rodolfo en buenas manos cinco días mientras volvemos a casa y hacemos lavadoras y trajines editoriales: Sara y sus audios, yo y mis letras. El 11 desayunamos en Sevilla con Antonio Cangrejo, Nuria Mezquita y su evento perfopoético. Gracias a ellos presentamos el 12 nuestras voces en El Perro Andaluz. Volvemos a desayunar para despedirnos y comer en casa antes de partir a Barcelona: allí Rodolfo en La Papa el viernes y Sara en el LEM el sábado, Heliogabal y Comelade  del domingo mediante, con la atención y el gesto afín, desinteresado y noble de Pere Sousa, nos harán distribuir el 18 y 19 antes de volver a la tierra para que el 20 en Mérida y el 21 en el Café Dadá pacense acabemos de difundir nuestra palabra. Vendrá, una semana después, hora de dejar ejemplares en Lisboa antes de coger avión hacia Méjico, donde nos esperan las voluntades, cariños y ánimos de Bruno Bresani y Mercedes Luna, entre otros. Allí, quizá antes, empezaremos a oír la increíble voz de Valeria Guzmán leyendo con tersura sus poemas en el primer audiolibro que estamos preparando con el cuidado más extremo y los microtonos que Sara pensó que nadia más podría oír. Volveremos a mediados de noviembre y tendremos la primera Maleta de Duchamp -de Alberto Gracia-, la primera Edición Pulpa -de Fco Javier Pérez- y el último EL CASCO que enseñar. Entonces respiraremos y será buen momento para planear.

Falta, en mitad de toda esta lista inverosímil, el alma de quienes hacen posible este trajín embriagador que retroalimenta la vida, la cultura y la creación. Estas personas que llaman, atienden y ponen almohada con indescriptible amabilidad y fe.

Salve la amistad y salve la sensibilidad.

0 comentarios: