microcuén, dos puntos

Adjunto uno de los once microrrelatos que estoy preparando. Me pidieron diez pero re-escribiré once. Tal vez sea éste el elegido para dejar en la reserva porque, con mucho, es el más amable de todos.


2 de 11-    

Sombra chinesca dos ruedas.

Te dejé conducir la vespa cuando llevábamos un mes follando sin apenas amarnos. En ese preciso momento, sobre las dos ruedas, dando tumbos, supe que estaba volando e intuí que a ti te pasaba lo mismo.
Llamó mi hermano al día siguiente y su voz metálica que salía del altavoz del movil hizo temblar nuestras postillas. Me obligué a estirarme entre tu cuerpo en ese y la cascada de sábanas. Nuestro jugo seco en la ingle y la tripa me había dejado arrugas cementadas en látex.
Mi hermano recuperó su moto y tú te fuiste con una beca Marcopolus a China. Fui muchas veces hasta allí a comprobar cómo robabas sonidos hasta que llenaste los baúles. Entonces montamos en el Transiberiano y llevamos tres años sin apearnos.

0 comentarios: