el padre

Ayer falleció el padre de mi amigo J.A. del mismo mal que hace diez años se llevó a mi padre. Anoche en el velatorio recordaba aquellos momentos, revivía fantasmas en la sala del tanatorio y en la cara blanca de mi amigo. La calefacción y el aire acondicionado ronroneaban un apretado tic-tac que machacaba el ambiente y nos coloreaba o desdibujaba según el ciclo de frío o calor: una sucesión de estaciones resumidas a golpes de climatizador.
Ayer cumplí treinta y nueve que hoy celebraremos con la alegría de los buenos momentos que nos quedan por vivir.
Descanse y vivamos en paz.

0 comentarios: