de amigo a deudor

Todas las personas que salen de mi vida me dejan a deber 50 €, a veces más, nunca menos.
Firmo en billetes de cincuenta un contrato de separación o una carta de despido, sólo hago una copia y nunca me la quedo yo.

0 comentarios: